Heliópolis II

noviembre 13, 2007

 

 

“Para el caso de que los tumultos vayan en aumento, el jefe tiene preparados una serie de golpes contra el Prefecto. Piensa tanto en demostraciones de fuerza como en destrucciones a cargo de comandos. Ha pensado proveer a estos hombres de cápsulas de veneno, tanto para evitarles las torturas como para garantizar el secreto en caso de necesidad”.

 

El padre preguntó:

“¿Y tú que opinas Lucius?”

 

“No me gusta la idea”.

 

“Y no te engaña tu sensibilidad. En éste uno de los puntos que demuestran que no basta recurrir a los simples sentimientos humanos. En caso necesario, podéis encomendar a unos hombres ciertas misiones sin posible salida, pero no podéis quitarles la esperanza. De hacerlo así, los transformaríais en simples objetos utilizados por el poder y en nada os distinguiríais de los enemigos a los que combatís.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: