Mi querido club.

febrero 6, 2008

Leyendo esta mañana en el país esta vergüenza, me ha venido a la memoria una práctica la cual también me he dado cuenta que no sigo fielmente. Todo empezó hace unos años cuando la empresa Gilette cerró una planta que tenía en la provincia de Sevilla para irse a otro país dónde los costes de producción, sobre todo los salarios de los trabajadores, eran infinitamente más bajos. Recuerdo que mi hermano mayor me vino y me dijo, ¿qué otra marca de maquinillas de afeitar puedo utilizar que no sea Gillette?. Yo le dije que Wilkinson estaba muy bien, y le pregunté el por qué, y me explico lo que he puesto antes, y que no pensaba utilizar nunca más productos de esa marca. Ese fue mi primer boicot. Años más tarde leyendo unas news económicas, vi como Coca Cola anunciaba el cierre de muchas plantas en Estados Unidos al mismo tiempo anunciaba un aumento considerable en sus beneficios. Nunca he sido un gran consumidor de la marca de Atlanta, pero contadas veces he bebido ese refresco, y menos comprado. La siguiente empresa fue Danone. Aquí en Catalunya obligaban a los ganaderos a aceptar un precio irrisorio, que les obligaba practicamente a cerrar sus ganaderías. Más tarde llegó Pascual. Sus famosos yogures no yogures, para que sea un producto lacteo yogur debe pasar el proceso de una bacteria … y para que sea apto para el consumo humano debe estar refrigerado. La potestad para cambiarle la denominación a ese producto lacteo está transferida a la Generalitat. Ésta, en su momento se manifestó en contra de que apareciera en las etiquetas la palabra yogur, y Pascual como medida de presión dijo que si el gobierno catalán no aceptaba cerraba la planta que tenía en Catalunya. Esa noticia corrió como el viento y en una semana a Pascual le descendieron más de un 30% las ventas en Catalunya. Como vieron por donde iban los derroteros, en menos de dos semanas anunciaron la apertura en menos de un año de una nueva planta en un pueblo de Catalunya con la cosabida campaña publicitaria.

Otros de ese prestigiosos club son Samsung. Tenían una planta en la provincia de Barcelona y la cerraron llevándola a Eslovaquia. Esa planta por si misma tenía unos beneficios de más de un 20%. Además, en su momento para abrirla, la Generalitat les dió a fondo perdido una cantidad cercana al millón de euros, además de el terreno a un precio de risa. Estos señores, cuando vendieron el terreno sacarón una plusvalía del 80%. Alucinante.

Ahora me encuentro con los de Nokia como dice el artículo. Este verano me cambié el móvil por un modelo nuevo de Nokia a un precio de risa pero aceptando la permanencia a la compañía que tengo el número. No quiero ese teléfono, y buscaré el artefacto más baratito que no sea ni de Nokia, Samsung o Sony(otros que tal bailan). Se me puede decir que las otras compañías hacen lo mismo. Yo contestaría que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario, y hasta nuevas noticias, mi querido club tiene los socios que tiene, ni uno más ni uno menos.

Ya me han dicho más de una vez que al final tendré que irme al campo a comer hierba, y al final va a ser cierto.

Anuncios

2 comentarios to “Mi querido club.”

  1. malatesta said

    Añade a tu club (aunque sea de forma simbólica) todo aquel coche que tenga componentes fabricados por Delphi. Lo malo es que no se publicitan como tales, ya que fabrican componentes de automóvil para muchas marcas: Opel, Fiat, etc.

  2. ana said

    Pues yo el mío no pienso tirarlo… que lo sepas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: